POR VANESA RESTREPO | PUBLICADO HACE 8 HORAS

56% de las ventas logradas el año pasado estima la FLA que se alcanzará este año.

La Asamblea Departamental tiene de nuevo en sus manos el proyecto de transformación de la Fábrica de Licores de Antioquia, FLA, que por tercera vez llega a la corporación de manos de la Gobernación, urgida de que la aprobación se dé a más tardar este mes de octubre.

Javier Ignacio Hurtado, gerente de la empresa, explica los pormenores de proyecto, crucial para la entidad con cuyos ingresos se financia la salud del departamento.

$35 mil millones en demandas pesan sobre la FLA, asegura el gerente de la entidad.

¿Por qué tenemos otro proyecto de ordenanza si ya había uno radicado?

“Básicamente, tenemos el mismo proyecto, solo hicimos algunas aclaraciones y se radicó para ser tramitado en las sesiones ordinarias”.

¿Y qué aclaraciones o novedades tiene?

“Hicimos una aclaración al objeto social, porque algunos diputados tenían inquietudes de que si se dejaba como estaba de pronto la propuesta de cannabis medicinal no cabía, entonces aclaramos un poco más ese objeto. En el tema de los miembros de junta definimos que vamos con tres del Departamento y dos externos. Esos son los cambios”.

¿Y los diputados sí tendrán voz y voto en la elección de esa junta?

“Esas son las discusiones que se están dando. Nuestra propuesta es la base para las discusiones y en la Asamblea se llegará a los acuerdos respecto a la conformación de esa junta. Ellos ya podrán intervenir, incluso solicitaron que hubiera representación de los trabajadores. Esa discusión se dará en la Asamblea para lograr una ordenanza que tenga las mejoras que se puedan incluir a partir de las argumentaciones de los diputados”.

El Gobernador había dicho que si no se aprobaba este año el proyecto no se alcanzaba a tener la empresa lista para arrancar el 1 de enero y que por temas de impuestos y contabilidad tenía que empezar ese día. ¿Eso cómo se resolvió?

“En esencia, el Gobernador tiene razón. Lo conveniente es salir el 1 de enero, separar presupuesto, ingresos, contabilidad y todo el 1 de enero. Tenemos un equipo conformado, reunido hace mucho tiempo y con muchas unidades de trabajo. Cada una se planteó qué habría que hacer para que, si se aprobaba en las ordinarias, pudiéramos estar el 1 de enero operando. Y cada grupo hizo el análisis y la conclusión fue que algunas cosas las vamos a tener que hacer distintas, pero que si se presentaba en las ordinarias y se aprobaba, con lo que hemos avanzado, podemos arrancar el 1 de enero”.

¿Cuánto es el tiempo mínimo que ustedes requieren para hacer los cambios y empezar en enero?

“Seguimos avanzando. Serán los diputados los que determinen, y nosotros les iremos contando cómo vemos el horizonte, les preguntaremos si son capaces de hacer las sesiones en ese tiempo, ya hemos dado muchas discusiones y eso nos permite pensar que lo que se viene en las ordinarias sería de discusión más rápida”.

¿Pero si se vuelve a demorar, y la aprobación se extiende a diciembre, hay tiempo de hacer los cambios y salir en enero?

“Las sesiones son en octubre y noviembre. Diría que esto debería estar aprobado en octubre”.

¿Qué tanto ha cambiado la propuesta, considerando que esta es la tercera radicación del mismo proyecto que ustedes hacen?

“La esencia es la misma. En el primer proyecto pedíamos facultades para crear la empresa, en el segundo les decimos: ‘les dejamos a ustedes las facultades, señores diputados, sean ustedes los que creen la empresa y determinen los aspectos esenciales; aquí les proponemos un borrador de los estatutos, que son los que ustedes consideren y si mañana alguna administración quiere cambiar algunas cosas de esos estatutos, tendrá que volver a la Asamblea’. Y este último es el segundo, con algunas modificaciones”.

¿Por qué ha generado tanta discusión en la Asamblea el esquema de distribución?

“Esta empresa es muy importante para Antioquia, y todos los temas de constitución de la junta, calidades del gerente, es muy importante que se defina bien. Pero la distribución es sensible: los diputados lo que quieren es conocer cómo funciona la parte comercial de la FLA que se la presentamos en las extraordinarias de manera descarnada con ingresos, mercados, descuentos y bonificaciones. Ellos incluso invitaron a las sesiones a algunos distribuidores y manifestaron su punto de vista. Nosotros decimos que la FLA es una empresa que tiene su fuerte en el mercado de consumo masivo, a través de los años ha tenido distintos modelos de distribución y ese es un tema que va cambiando. Y en el mercado masivo las empresas se fortalecen cada vez más en sus modelos de comercialización. En el mundo esas dinámicas de comercialización han cambiado y las empresas deben estar siempre cambiando para estar a la vanguardia y ser mejores que los competidores”.

¿Ese esquema de hoy se mantendría?

“La transformación de la FLA en una Eice no está centrada en el sistema de distribución. Está enfocado en ajustar la empresa al régimen constitucional y que los próximos 100 años se puedan abordar de acuerdo a la realidad jurídica que le corresponde. De ahí para adelante habrá 100 años de decisiones o más, en todo tipo de frentes: mercados, sistemas de distribución, etc”.

Le modifico la pregunta. En caso de aprobarse la nueva Eice, el 1 de enero la empresa entraría a funcionar con el mismo esquema de comercialización de hoy?

“La ordenanza es para adecuar la FLA. El 1 de enero se constituiría una junta directiva y ellos irán definiendo la ruta que tendrá la empresa en todos los frentes para mantenerla muy competitiva y que sea eficiente en el mercado”.

¿Ya se tiene definido qué cosas serían de la Eice y cuáles quedarían como propiedad de la Gobernación?

“Sí. La Gobernación mantendría los activos mayores que son el lote, las marcas, el edificio y la maquinaria. Para la operación, a la Eice se le pasarían otros activos como inventarios, cartera, cuentas por cobrar. Y habría unos recursos para capital de trabajo que incluyen los inventarios”.

¿Se pagaría alquiler por lote y maquinaria?

“No. La propuesta no es que los bienes queden allá y los alquilen a la FLA nueva. La idea es que la Gobernación le dice a esa empresa nueva: usted es un socio activo, compra, vende, comercializa y por usar mis bienes me pasa equis porcentaje de lo que le sobre entre la venta y los costos. Ese modelo lo usan muchas empresas pero uno de los más conocidos es el ganado a utilidades, donde alguien va y pone el ganado, otro va y lo alimenta, limpia, vacuna, y cuando vende el ganado al dueño del ganado le dan la mitad y al de la finca la otra mitad. No hay alquiler, esta es una figura que se llama cuentas por participación y así los tributos son distintos, porque el alquiler sí paga otros impuestos. Aquí la FLA opera con recursos de la Gobernación, compra, vende y solventa sus gastos, y cuando terminemos, el noventa y pico por ciento va para Hacienda y la empresa con el resto”.

¿Ya se definieron los porcentajes en esas cuentas por participación?

“Lo que le presentamos a la Asamblea es 98-2; 98 % para la Gobernación y 2 % para la Eice, con eso hacemos lo que necesitamos”.

¿Los impuestos se pagarían sobre ese 2 % de la Eice?

“Claro. Lo que se le paga a la Gobernación por haber utilizado sus activos aparece como un costo de la empresa y no una utilidad y esa es la clave de la figura. Porque esa es la forma en la que se optimiza el tema tributario”.

¿Qué impuestos pagaría
la Eice?

“Los de todas Eice: Ica, impuesto de renta, Iva, pero lo haremos sobre una base muy pequeña”.

¿Y qué pasará con los
empleados?

“Tenemos una serie de tipologías de las personas que trabajan hoy aquí. Cada tipología tiene un tratamiento según la ley. Por, ejemplo los de libre nombramiento tendrían su forma de transición distinta a los de carrera administrativa, o a los provisionales. Los abogados ya tienen mapeados esos grupos y qué norma aplica para ellos”.

¿Pero todos pasarían
a la FLA?

“No. La propuesta del gobierno anterior sí era esa. En este caso no”.

¿Habría despidos o supresión de algún puesto?

“No. Lo que decimos es que el capital humano es importante. No podemos salir en enero a buscar gente nueva, seguimos con los que estamos aquí. Nosotros sabemos que la fábrica tiene un recurso humano que ha sido importante para la construcción de la empresa que tenemos tan posicionada. Ellos saben operar los equipos, y todo ese tipo de cosas, y ese es el capital de trabajo que tendrá la empresa”.

En la Asamblea se estudia también el presupuesto de 2021 y la FLA aún aparece en Hacienda. ¿Cómo se manejará si pasa a ser Eice?

“El presupuesto se presentó común y corriente, como si no se hubiera separado. En el momento en que esa separación se apruebe se debe aprobar también la separación de esas cuentas que se necesitan para la FLA. Por ejemplo, la compra para envases de vidrio está contemplada en el presupuesto. Si se aprueba la Eice, entonces al presupuesto general se le sacaría esa plata y se le pondría en el presupuesto a la empresa” .


Tomado de: www.elcolombiano.com

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *